Constipación en nuestros niños: consideraciones importa... /

2016.05.03


Marco Bocaletti

m.docboca@gmail.com

Para entender mejor al niño con estreñimiento debemos saber que es un síntoma que se define como: dificultad para vaciar de manera completa, periódica, y voluntaria el contenido fecal. Es referida por los pacientes o sus familiares como disminución en la frecuencia de las evacuaciones, heces duras que en ocasiones generan dolor, pujo excesivo, evacuación incompleta, tiempo prolongado para lograrla, o bien imposibilidad de evacuar a pesar del esfuerzo. El parámetro más objetivo para determinar su existencia es la frecuencia de las evacuaciones. En condiciones normales, dicha frecuencia varía en función de la edad. El patrón normal del adulto, de tres al día a tres por semana, es alcanzado aproximadamente a los 4 años de edad.
?El estreñimiento es un problema común y una de las principales causas de consulta en la edad pediátrica; corresponde a 3% de la consulta del pediatra general y a 25% de la consulta de los gastroenterólogos ó coloproctologos pediátricos. Parece existir un aumento en la frecuencia del estreñimiento en los últimos años que podría relacionarse, entre otros factores, con un menor consumo de fibra en la dieta y con una vida más sedentaria, características comunes de los países occidentales. La prevalencia del estreñimiento varía con la edad, teniendo un pico de incidencia entre los 2 y los 4 años. Un estudio realizado en más de 4 000 niños menores de dos años constató una prevalencia de 2.9% en niños de un año, que asciende a 10.8% a los dos años de edad. Coincidiendo con el control de esfínteres y con la edad de escolarización puede llegar a 34%.

Raramente puede establecerse una causa interna en el colon como causante del estreñimiento ya que el 90% de los casos corresponde a un trastorno en la función del mismo. En la mayoría de los casos encontramos un antecedente de evacuación dolorosa que marca el inicio del cuadro. Los períodos donde se da con más frecuencia en la población pediátrica son:

  • Lactantes: el destete y el inicio de la ablactación.
  • Preescolar: los problemas durante el entrenamiento del control de esfínteres.
  • Escolares: 1) El ingreso a la escuela 2) La retención de la evacuación por la prohibición para ir al baño 3) Problemas emocionales y cambios de ambiente 4) Poca ingesta de fibra y agua en la dieta.

En estos niños deben evaluarse los síntomas y signos de alarma para diferenciar entre estreñimiento funcional y estreñimiento secundario. Los signos de alarma deben llevarnos a consultar con el especialista a brevedad son los siguientes: no evacua a pesar de una ingesta de fibra adecuada para la edad (La Academia Americana de Pediatría recomienda una ingesta de fibra de 0.5 g/kg de peso hasta los 10 años de edad) y de agua (ver cuadro abajo), presenta dolor abdominal antes o durante la evacuación, sangrado en las heces y dolor exagerado al momento de defecar.
?
Existen guías y recomendaciones generales para el estudio y tratamiento del estreñimiento; sin embargo, es importante recordar que cada paciente es diferente, por lo que debemos individualizar cada caso. Para ello es imprescindible una combinación de medidas en las que se incluyan la educación del niño y sus padres, la modificación del comportamiento, las medidas dietéticas y el tratamiento médico. Es importante el uso de un diario en el que se reflejen la frecuencia de la defecación, la consistencia de las evacuaciones, la ingesta de alimentos ricos en fibra, cantidad de agua consumida y el uso o no de medicamentos. Esta información será de mucha utilidad para el especialista en caso considere pertinente dirigir un tratamiento específico para garantizar óptimos resultados.