Consejos falsos sobre la lactancia /

2016.06.02
Foto: www.joselarafotolab.com

Foto: www.joselarafotolab.com


Andrea de Lara / Psicóloga Clínica – Danzaterapeuta
contacto@andreadelara.com

 

Como a cualquier madre, siempre me surgen dudas sobre ¿qué es lo mejor para mi hijo? y más importante aún, ¿qué es lo que funciona para nosotros? En nuestro caso individual, elegimos y logramos la lactancia materna exclusiva por 6 meses, luego continuamos con lactancia y alimentación complementaria, y ahora pasado el primer año de mi hijo, la comida es lo principal pero continuamos con lactancia.

Platiqué con Jimena Tejeda, nutricionista especializada en niños y maternidad, hablamos acerca de las cosas que me dijeron sobre mi hijo y la lactancia durante su primer año de vida.

Les comparto mis dudas y sus respuestas, esperando les sean de mucha ayuda:

1. Cuando Bruno era recién nacido:
“Dale de comer cada dos horas, no antes aunque te pida. Desde ya tienes que hacerle un horario”.

FALSO: Los bebés recién nacidos necesitan estar con su madre. El estómago de un bebé que acaba de nacer es más o menos del tamaño de una pelota de golf. Ya que es bastante pequeño, la capacidad de almacenamiento es muy poca y la leche materna se digiere fácilmente (cosa que es buena). Por esta razón, ellos necesitan comer más seguido. Muchas veces aunque no tengan hambre solo quieren estar cerca del pecho de la madre para sentirse seguros. Tratar de establecer un horario cuando son recién nacidos solo les enseña que sus necesidades básicas de hambre y seguridad no están siendo satisfechas.

2. Cuando Bruno tenía 2 meses:
“Dale de mamar sólo 10 minutos de cada lado. Si se queda más tiempo sólo te está usando de pepe. Si te pide más, dale agua.”

FALSO: Es bueno darles de mamar una toma completa de cada lado. Por lo general la leche que sale primero es alta en agua y está diseñada para satisfacer la sed, luego viene la leche alta en grasa y calorías. Lo mejor es darles una toma completa en cada pecho y dejar que ellos establezcan cuanto tiempo quieren mamar. No se recomienda dar agua antes de los 6 meses ya que la leche satisface la sed y les aporta calorías para crecer.

3. Cuando Bruno tenía 4 meses:
“Dale desde ya una pachita con cereal antes de dormir. Ya tiene que empezar a probar otras cosas y así se llena más”.

FALSO: No se recomienda ponerles cereal en la pacha antes de dormir. Estudios científicos han demostrado que esta práctica no es recomendada o efectiva. Además el intestino de los bebés no está completamente desarrollado para digerir cereal antes de los 6 meses.

4. Cuando Bruno empezó a comer:
“Mejor dale todo licuadito hasta que cumpla 1 año”.

FALSO: Los bebés desarrollan habilidades motoras que le darán una idea a la madre de cuando está listo para comer cosas cada vez más sólidas. En cada cultura la introducción de alimentos es diferente. Sin embargo, muchas veces seguimos las recomendaciones de otras mamás o el pediatra en lugar de prestar atención a las señales que indican que nuestro hijo está listo para comida sólida. Algunos de los signos que el bebé está listo para probar sólidos son:
Se sienta solo con la cabeza erguida
Esta dispuesto a masticar
Puede tomar la comida con su índice y su pulgar
Participa activamente en los tiempos de comida

5. Cuando Bruno estaba cerca de cumplir  un año:
“Tu leche ya no le nutre, ni le sirve para nada. ¿Estás segura que aún te sale?”.

La decisión de detener la lactancia dependerá de cada par madre-hijo. La Academia de Pediatría de Estados Unidos recomienda dar exclusivamente lactancia hasta los 6 meses y luego empezar con la introducción de sólidos. Conforme un bebé alcanza el año, las necesidades de energía dependerán cada vez más de la comida, tomando la leche como complemento. Una madre puede producir leche mientras el sistema hormonal de oxitocína y prolactina se mantenga estimulado.