Consecuencias del uso de juegos electrónicos, tablets y... /

2015.02.18

juegoselectronicos

 

Manola E. de Pieters

 

Hace una semana, en un post de Cosas de Wiros, alguien preguntaba si era aconsejable dar un celular o un Wii a su wiro, y me sorprende la facilidad con que la mayoría aconseja que si se tiene control del tiempo de uso, no pasa nada con que se le regale estos dispositivos a los chiquitos.

Sin embargo, por mi profesión y área de trabajo, siempre estoy al tanto de los nuevos estudios sobre las consecuencias de los cambios tecnológicos en las conductas de nuestros hijos, para así poder orientar sobre la educación de ellos.

No podemos obviar que es muy “cómodo” para las mamás un rato de tranquilidad, para terminar de hacer tareas en el hogar, descansar un rato, o que los wiros se entretengan solitos. Para nosotros los tablets y smartphones, sobre todo son verdaderamente una “maravilla” y nos asombramos la facilidad con que desde pequeños saben manejar estos dispositivos mejor que nosotros.

Lo que no podemos ignorar son los descubrimientos que se están dando alrededor de las conductas que están adoptando nuestros hijos. Se ha comprobado por ejemplo que en los adultos, el uso continuo de los dispositivos alteran los patrones del sueño y contribuyen al insomnio. Pensemos qué puede hacer en los cerebros en desarrollo de los patojos.

En un artículo publicado en la revista Pediatrics, investigadores de la facultad de Medicina de la Universidad de Boston, especulan con que el su uso en niños podrían suponer graves desequilibrios psicológicos.

Por naturaleza, el ser humano es un ser social, y necesita de esta apertura para su desarrollo psicológico normal. Con los juegos electrónicos, tablets, smartphones, los wiros están cada vez más aislados de las personas a su alrededor, y se meten en un mundo irreal, aún cuando su contenido sea “recomendable” para su edad.

Cada vez es más normal ver a un niño o a un bebé jugando con un móvil o con una tableta. Los padres utilizan muchas veces estos aparatos como una especie de ‘calmante instantáneo’: los más pequeños quedan hipnotizados ante la pequeña pantalla y dejan de hablar, de hacer ruido y de moverse. Solo tienen ojos para el gadget.

También nuestros hijos, necesitan sufrir un poco de sus molestias, inquietudes y berrinches para ir enseñándoles a autorregularse, encontrar maneras de entretención sanas y controlar su carácter, aún a muy temprana edad. Si nosotros permitimos el uso excesivo de las tablets para “hipnotizarlos” y así ahorrarnos el mal rato, será muy difícil que ellos encuentren en su voluntad la fuerza suficiente para el autocontrol. Esto a su corta edad puede no representar un gran problema, pero conforme van creciendo, se les va a dificultar mantener la atención en un aula, les será muy difícil controlar su mal humor o su falta de simpatía con otro compañero, no controlará sus sentimientos y mucho menos sus impulsos biológicos emocionales. Este autocontrol y destrezas sociales solamente se aprenden en contacto directo con otras personas, no con personajes creados para los juegos interactivos.

Definitivamente, para esto sigue siendo muy recomendado que mamá y papá encuentren el tiempo para jugar con sus hijos y así enseñarles a comportarse de mayores en la sociedad.

A continuación les dejo con un extracto de un artículo publicado donde la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría las que revelan 10 razones por las que los niños menores de 12 no deben usar estos aparatos sin control. Ellos lo tienen claro, los bebés de 0 a 2 años no deben tener contacto alguno con la tecnología; los de 3 a 5 años, debe ser restringido a una hora/día; de 6 a 18 años la restricción debería ser a 2 horas/día.

Ellos han resumido en 10 razones por las que no se recomienda el uso de estos dispositivos a niños pequeños:

Por qué limitar el acceso de los niños a los móviles o tabletas

1- Desarrollo cerebral de los niños
Un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés entre 0 y 2 años de edad, y asociarse con la función ejecutiva y déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y de la falta de autocontrol (rabietas).

2- Retraso en el desarrollo del niño
El excesivo uso de las tecnologías puede limitar el movimiento, y consecuentemente el rendimiento académico, la alfabetización, la atención y capacidades.

3- Obesidad infantil
El sedentarismo que implica el uso de las tecnologías es un problema que está aumentando entre los niños. Obesidad lleva a problemas de salud como la diabetes, vasculares y cardíacos.

4- Alteraciones del sueño infantil
Los estudios revelan que la mayoría de los padres no supervisan el uso de la tecnología a sus hijos, en sus habitaciones, con lo que se observa que los niños tienen más dificultades para conciliar el sueño. La falta de sueño afectará negativamente a su rendimiento académico.

5- Enfermedad mental
Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil, trastornos de vinculación, déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis y otros problemas de conducta infantil.

6- Conductas agresivas en la infancia
La exposición de los niños a contenidos violentos y agresivos, puede alterar su conducta. Los niños imitan todo y a todos. Así que hay que vigilar el uso y la navegación de los niño en móviles o tabletas.

7- Falta o déficit de atención
El uso excesivo de las nuevas tecnologías puede contribuir a déficit de atención, disminuir la concentración y la memoria de los niños, gracias a la gran velocidad de sus contenidos.

8- Adicción infantil
Los estudios demuestran que uno de cada 11 niños de 8 a 18 años son adictos a las nuevas tecnologías. Cada vez que los niños usan dispositivos móviles, se separan de su entorno, de amigos y familiares.

9- Demasiada radiación
La OMS, Organización Mundial de la Salud clasifica los teléfonos celulares como un riesgo debido a la emisión de radiación. Los niños son más sensibles a estos agentes y existe el riesgo de contraer enfermedades como el cáncer.

10- Sobreexposición
La constante y sobreexposición de los niños a la tecnología les hacen vulnerables, explotables y expuestos a los abusos.
Además, los expertos coinciden que estar demasiadas horas pegado al móvil o a la tableta es perjudicial al desarrollo de los niños. Ellos creen que generan niños más pasivos y que no saben interactuar o tener contacto físico con otras personas. Y aunque entienden que las nuevas tecnologías son parte de su vida, ellos creen que no deben sustituir a la lectura de un libro o al tiempo de juego con los hermanos y los padres.