CONJUNTIVITIS: ¿Qué es y qué podemos hacer en casa?... /

2015.08.11

oftpediatra

Dra. Ana Lucía Asturias
asturiaslucia@gmail.com

 

La presencia de ojo rojo no es sinónimo de infección, ni debemos recurrir a utilizar antibiótico cada vez que tenemos los ojos rojos o que notamos la presencia de cheles o secreciones en nuestros ojos.

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, es decir, de la piel transparente que recubre al ojo. Ésta puede ser causada por virus, bacterias, alérgenos o sustancias que provoquen alergias y, muchas veces, por sustancias irritantes como el cloro de las piscinas, los jabones, el humo y la suciedad. Por lo tanto, no siempre son infecciones y no siempre ameritan el mismo tratamiento.

Debido a que una conjuntivitis puede tener muchas causas, los síntomas pueden variar desde la presencia sola de ojo rojo, sensación de ardor o picazón, visión borrosa o nublada, lagrimeo, descarga espesa amarillenta que muchas veces se hace costra en las pestañas y que se presenta más frecuentemente después de dormir, secreciones o cheles verdes o blanquecinos.

¿Cómo se trata la conjuntivitis?
El tratamiento depende de la causa. La conjuntivitis deberá ser tratada con colirio o ungüento de antibiótico si es causada por una bacteria. Es importante que si le prescriben un antibiótico para uso tópico lo utilice por el tiempo indicado por el especialista para evitar que pueda darse nuevamente una conjuntivitis causada por la misma bacteria. Las infecciones virales no responden a los antibióticos, por lo que solo se sugiere limpieza constante; éstas resuelven espontáneamente sin necesidad de colirios.

¿Cómo puedo prevenirla?
La conjuntivitis causada por bacterias y virus constituye la infección ocular más frecuente en adultos y niños, y ambas clases son altamente contagiosas, por lo que pueden propagarse fácilmente de persona a persona. La medida de prevención más importante es el lavado de manos. Evitar tocarse los ojos o el área facial. Para evitar la propagación o evitar contagiar la infección, es importante lavar cualquier secreción de los ojos varias veces al dia, utilizando un algodón nuevo o una toallita de papel, la cual después de ser utilizada debe desecharse a la basura y luego realizar lavado de manos con jabón. Es útil el lavado de la ropa de cama con agua caliente y detergente. Evitar compartir maquillaje ni utilizarlo en los ojos durante la infección. Si utiliza lentes de contacto deberá desecharlos si son temporales o lavarlos si son permanentes y utilizar gafas hasta resolver la infección. La mayoría de infecciones se resuelven sin complicaciones, sin embargo cualquier infección descuidada puede causar problemas visuales secundarios, infecciones virales causadas por Herpes pueden afectar lavisión de manera permanente por lo que se recomienda que si a pesar del tratamiento los síntomas persisten por más de tres días, consulte a su oftalmólogo.