Cambios que nos dan salud /

2016.02.15

Andrea Caballeros
mangoymenta.com

 

Cada año los gimnasios se llenan de mujeres esperanzadas que podrán bajar de peso, crear músculo y sobre todo ser saludables. Pero es cierto lo que dicen… el ser saludable no depende de una dieta o del gimnasio, depende de un cambio de estilo de vida que debe afectar no solo a ti si no a tu familia.

¿Qué quiere decir un cambio de vida? Pues esto depende de donde estas tu hoy y hasta dónde quieres llegar. Pero una cosa esta clara. Todos queremos ser saludables y apoyar a la salud de aquellos a quienes queremos. Ser saludables quiere decir vernos bien, sentirnos bien y aprovechar la vida al máximo.
Hay tantas teorías, opiniones, libros y revistas de dietas que tenemos para leer la vida completa. ¿A quién le creemos?, ¿Qué consejo tomamos? No existe una sola receta para todos y lo importante es hacer cambios que podamos mantener y contribuyan a nuestra salud en general.
¿Qué te parece si empezamos con estas 3 áreas “infalibles”?

MUEVETE – hace menos de 100 años los gimnasios no existían y el ejercicio no estaba de moda, pero las personas caminaban, montaban bicicleta, y la mayoría no tenía trabajos de oficina y vidas sedentarias. ¡SE MOVÍAN constantemente! Lo importante no son 2 horas en el gimnasio, lo importante es el movimiento.
Ahora hay taaantas opciones para hacer ejercicio de forma divertida, como la zumba o el pilates pero lo importante es que recuerdes que una vida de oficina y casa no es una vida de movimiento. Asegúrate de caminar como mínimo 20 minutos al día para mantenerte saludable.

COME NATURAL – comer natural no es difícil. Es simplemente comer aquello que no ha sido procesado si no que lo cocinas o preparas tú. Por ejemplo, ¿en lugar de cereal “fruit loops” que tal avena integral hecha mosh con fruta? En lugar de unas “oreos” ¿qué tal una galleta que cocinaste junto a tus hijos el fin de semana? En lugar de un pollo horneado del supermercado un pollo que horneaste tú en el horno y con especias secas.
Incluye más verduras, frutas, granos integrales y agua en tu día a día para darle los insumos a tu cuerpo para ser lo mejor que puede ser.

RELACIONES SALUDABLES – ¿alguna vez has visto alguna persona feliz que no mantenga relaciones saludables? No lo creo. Asegúrate de este año no acabe sin que tu restaures por lo menos una relación poco saludable que has estado manteniendo.

No te abrumes, inicia con un solo cambio y empieza a caminar hacia una vida más completa e integral.