Botella de la calma *video* /

2016.01.27

Sí tu wiro tiene entre dos y cinco años y últimamente te toma un poco más de 10 par mantener la cordura y ya no sabes que más hacer cuando pierde la calma. Esta técnica podría ayudarte.

La filosofía Montessori invita a explotar todas la habilidades de los niños sin recurrir al castigo, siempre desde el afecto y el respeto. María Montessori fue quien desarrolló este método que te presentamos a continuación, El frasco de la calma, ideal para utilizarlo cuando tu peque esté haciendo berrinche, distraerlo con el movimiento de la brillantina hará que poco a poco se relaje y se calme, esto es como yoga para niños, una técnica de control de estrés.

Según la ciencia, observa la caída de los brillos, les ayuda a organizar y centralizar su sistema nervioso. “Cuando el niño está estresado, su ritmo cardíaco se acelera junto a su respiración y al ver la lenta caída del brillo, genera un modelo visual para inconscientemente entregar una señal al cerebro que disminuya la agitación.”

Recuerda que cada niño responde de una manera diferente y que habrá que probar. Además procura no esperar que la botella haga todo el trabajo, proporciona luego un espacio para que trate de explicarte las razones de la tristeza, la ira o la frustración, platiquen.

¿Qué necesitas?

– 1 frasco de plástico transparente con tapa
– Pegamento con brillo
– Brillantina
– Agua caliente
– Decoración (Pueden ser stickers para la botella u otro tipo de brillantina de formas para colocar en el agua)

Todos los materiales los compramos en Supergangas

¿Cómo se hace?

Llena el 20% del frasco con el pegamento y el resto con agua caliente (no muy caliente porque puede deformar el recipiente) dejando un espacio para que se pueda agitar. Agrega la brillantina. Cierra bien el frasco, asegurando la tapa con pegamento o cinta adhesiva. Agita y espera la oportunidad para probarlo.