Beneficios de la succión con pajilla para el habla /

2015.09.17

Amanda Vides
consulta.amandavides@gmail.com

 

Al hablar se ponen en función los mismos músculos que se utilizan para succionar, tragar, alimentarse y beber. Beber con pajilla requiere de movimientos complejos y coordinados de la mandíbula, labios y lengua que fortalecerán los músculos faciales que posteriormente serán utilizados para hablar. De esta manera, la succión con pajilla favorece la producción del habla y la claridad en la emisión de palabras en los pequeños.

Regularmente, la succión con pajilla, suele darse entre los 6 y 8 meses de desarrollo del bebé, ya que en esta etapa se inicia el control del tronco y cuello del bebé lo que permite cosas como sentarse sin apoyo. Beber con pajilla, puede funcionar también como una manera de calmar o “centrar” a un niño antes de actividades que requieren de atención focalizada.

En la terapia del lenguaje el uso de pajillas puede favorecer dificultades como:

  • Alteraciones en la deglución.
  • Distorsión de sonidos específicos del habla.
  • Situaciones de babeo.
  • Insuficiencia del velo del paladar.
  • Parálisis facial.
  • Entre otros.

Ahora que conoces algunos beneficios del uso de la pajilla para tu bebé, puedes motivarlo para que inicie a utilizarla en la succión de las bebidas que más le gustan para luego introducir otras nuevas.
En casa es importante notar que la succión con pajilla se realice adecuadamente, se debe observar que la pajilla no esté siendo mordida, mas bien, debe estar presionada con los labios para obtener mejores resultados.