Beneficios de la lactancia materna /

2017.02.14

Por Jimena Tejeda

La leche materna es un tejido vivo diseñado específicamente para tu bebé. Contiene células vivas, factores inmunológicos y nutrientes que son esenciales para el desarrollo y crecimiento del bebé. Varias organizaciones mundiales como la OMS, Unicef, La Academia Americana de Pediatría y La Academia Americana de Nutrición y Dietética resaltan los beneficios de la leche materna ante cualquier otro alimento para los recién nacidos, y recomiendan que este sea el único alimento desde los 0 a los 6 meses.

La leche humana contiene alrededor del 10% de sólidos y el resto es agua, esta está diseñada para satisfacer el hambre y sed del bebé sin necesidad de darle agua pura u otros líquidos. Uno de los mayores beneficios de la leche materna es que le brinda factores inmunológicos al bebé. A través de la leche el bebé obtiene defensas y fortalece su sistema inmune. Componentes como la IgA (inmunoglobulina A) protegen al bebé de virus y bacteria, incuyendo E. Coli, rotavirus y otros. Los componentes nutricionales de la leche varían dependiendo de la edad, sexo y requerimientos del bebé cuando este va creciendo.

Durante la lactancia se libera una hormona llamada oxitcocina, esta es la encargada de la producción de leche así como del apego entre madre y bebé. La oxitocina le da a la madre un sentimiento de relajación y bienestar. Al mismo tiempo, la oxitocina causa contracciones en el útero haciendo que este regrese a su tamaño habitual más rápido.

Además del apego amamantar tiene varios otros beneficios para las madres. Existe evidencia científica que establece que las madres que amamantaron a sus hijos tienen menos riesgo de padecer cáncer de ovario. La lactancia exclusiva puede ser utilizada como método anticonceptivo si el bebé tiene menos de 6 meses. También existen beneficios psicológicos, ya que las madres que amamantan a sus bebés son menos propensas a padecer depresión postparto.

Los beneficios de la lactancia para el bebé van más allá de la niñez. Está comprobado que los bebés que son exclusivamente amamantados padecen de menos infecciones incluyendo diarrea, otitis media e infecciones respiratorias. Amamantar a tu bebé también lo protege contra la obesidad. Los bebés que amamantan interpretan mejor las señales de saciedad del cuerpo, así evitando que desde pequeños se acostumbren a comer mas de la cuenta. Adicionalmente, la leche materna protege contra alergias respiratorias o alimenticias.

Finalmente la CDC (Center for Disease and Control) en Estados Unidos, establece que los bebés amamantados tienen menos riesgo a morir de muerte súbita (SIDS). Estos son solo algunos de los innumerables beneficios de la leche materna, es importante recalcar que es el alimento diseñado por la naturaleza para proteger y alimentar a tu bebé no existe ningún otro alimento que ofrezca todos estos beneficios.

· Jimena Tejeda / Nutricionista materno-infantil