Beneficios de dejar a nuestros wiros jugar con plasti... /

2018.08.21

Hacer bolitas, tortitas o gusanitos ha de ser una de las actividades por excelencia que los niños más disfrutan. Nos atreveríamos a decir que solo los materiales van cambiando, pero la esencia del juego permanece: Dar rienda suelta a la imaginación.

Jugar con plasticina, arcilla o cualquier tipo de masa de moldear es un juego que pueden disfrutar niños de una amplia gama de edades, por lo que resulta una buena actividad para compartir entre hermanos grandes y pequeños. También es un juego que la mayoría de las mamás encontramos agradable: sin mayores suciedades, sin ruidos, relajante…Seamos honestas, hay juego que nos aburren, pero éste es uno de los que verdaderamente disfrutamos, a veces incluso más que nuestros hijos. Otro beneficio de las plasticina de colores es que puede ser una herramienta valiosa para trabajar de manera kinestésica (involucrando los sentidos) algún tema que nuestro hijo esté aprendiendo en el colegio y en el que deseamos profundizar: Se presta para hacer mapas, partes del cuerpo humano, flores, animales, planetas, etc. Desde el lado psicopedagógico, el jugar con plastiscina tiene 5 beneficios para los niños que tal vez desconocías:

Estimula varios sentidos al mismo tiempo: Siendo algo tan simple, su valor radica en que hay pocos juegos o actividades que cumplen con este requisito. Al estar los niños jugando con plasticina están involucrando el sentido de la vista (viendo, combinando y creando colores y formas) del tacto (al amasar, cortar y estirar) y del olfato (según sean sus ingredientes varía el aroma e incluso puede agregárseles aceites esenciales a modo de aromaterapia). Estimular cada uno de los sentidos se traduce en mayor plasticidad cerebral lo que es la base del aprendizaje.

Permite crear herramientas para el juego de roles: Los niños pasan mucho de su tiempo de juego libre jugando a ser adultos, hacer cosas de adultos, imitar lo que quieren llegar a ser de grandes, etc. Una buena cantidad de masa de moldear les sirve de materia prima para la creación de cualquier cantidad de objetos o herramientas que puedan idear para este fin. En el aspecto emocional también tiene un gran valor para su autoestima el poder jugar con algo fabricado por ellos mismos.

Incentiva la creatividad: Lo creativo abarca desde la inclinación puramente artística hasta la practicidad en la vida diaria, traducida en la capacidad de construir alternativas e idear soluciones a los problemas del día a día.

Ejercita la motricidad fina: Así como saltar, correr y cualquier otro deporte son la base para desarrollar una adecuada motricidad gruesa, el practicar cualquier ejercicio manual es el fundamento de una adecuada motricidad fina. Un oportuno estimulo en el área motriz se traduce posteriormente en un proceso de lecto escritura sin dificultades. ¡Sí! Aunque no lo crean, cada pastelito de plasti está ayudando a tu hijo para cuando llegue la hora de aprender a escribir.

Desarrolla la coordinación ojo-mano: Cuando un niño utiliza la plasticina para hacer esculturas, copiar modelos o seguir patrones de colores y formas está haciendo un excelente ejercicio de coordinación viso motriz: Dirige la atención con los ojos y emplea las manos para ejecutar una tarea.

Una excelente actividad familiar que resulta en múltiples beneficios para el proceso de aprendizaje de nuestros hijos, sin contar el tiempo de calidad que vamos a pasar con ellos que llenará su tanque emocional.