Azúcar (parte uno) /

2019.04.26

En lo personal nos preocupa el azúcar y creemos que la mayoría de adultos no le están dando la atención necesaria al tema. Sabemos que hace daño, pero no sabemos cuánto daño nos hace o de que maneras. Esta semana platicamos con el Dr. Juan Carlos -Gato- Llarena, Odontopediatra para que nos contara un poco sobre el tema y el impacto que él ve en los dientes y salud de sus pacientes; y para que como papá que nos diera algunos tips y consejos.

Pequeños cambios pueden hacer increíbles resultados. Si se perdieron el live, Jamie Oliver es uno de nuestro héroes en este tema y tomamos de él esta información que esperamos pongan en práctica en sus vidas y nos cuenten el impacto que logren.

 

Clasificaciones del Azúcar

El azúcar se clasifica en dos grupos:

  1. AZÚCARES LIBRES – azúcar añadida a la comida y a la bebida, ya se por nosotros, los fabricantes o los cocineros, incluidos los azúcares refinados de caña, remolacha y maíz y los que están presentes en forma natural en la miel, los siropes y los jugos y concentrados de fruta. Son estos los que deberíamos de consumir menos.
  2.  AZÚCAR NATURAL – lo encontramos en las frutas y vegetales o productos lácteos.

«Azúcar total» es el valor que se le da en las etiquetas de comida al azúcar sin importar la fuente. En otras palabras, incluye los presentes naturalmente en la comida o bebida y los añadidos.

Es realmente importante entender qué estamos comiendo y bebiendo, de dónde viene y cómo afecta nuestro cuerpo. Podemos educarnos sobre el contenido de azúcar en nuestras bebidas y comida revisando la información en las etiquetas.

 

¿Qué buscar?

– Azúcar añadido o azúcares libres – lo que deberíamos recortar no siempre están etiquetados como azúcar, así que puede ser complicado identificarlos. Atención a los siguientes ingredientes: néctar de agave, endulzante de maíz, dextrosa, miel, jarabe de maíz, sucrosa, fructosa, glucosa y melaza.

– La etiquetas de comida enlistan los ingredientes en orden descendente, así que, en general, mientras más arriba esté el azúcar, mayor cantidad tiene ese producto.

– Para extra claridad, utiliza la información nutricional en la parte de atrás del empaque. El azúcar está colocado como un total por porción o por 100g. Pero, no diferencia entre libres y naturales, así que lo mejor es revisar la lista de ingredientes para saber que tipo de azúcar contiene.

 

 

 

 

 

 

 

¿Será que mejor llevo una vida libre de azúcar?

En algún punto llegamos a hacernos esta pregunta. Es posible manejar nuestro consumo de azúcar con una dieta saludable y balanceada. Como la mayoría de cosas en la vida, el azúcar está bien con moderación. Sin embargo, lo que queda claro del documental de Jamie Oliver, Sugar Rush (megarecomendado) es que la mayoría de personas están consumiendo demasiados azúcares libres y definitivamente deberían preocuparse por reducir la ingesta. Los azúcares libres deberían mantenerse al mínimo – la mayoría de nuestro consumo de azúcar debería venir de fruta fresca, vegetales y leche, que además tienen vitaminas, minerales y fibra.

Las comidas con azúcares libres, como bebidas, galletas y dulces se consideran calorías vacías, a menudo las elegimos sobre comida rica en nutrientes como proteínas, fibra y otros micronutrientes. No tienen ningún beneficio nutricional aparte de la energía que podamos sacar del azúcar. Y no hay nada malo con darse un gustito de vez en cuando pero lo mejor es enfocar el resto de nuestras dietas en comida rica en nutrientes, como frutas y verduras, pan de grano entero, cereales, arroz y pasta, carne magra, peces y lácteos.

Los snacks saludables van a depender de lo que tengamos en casa, así que la clave es la planificación y las compras. Un poco de planificación antes de ir al súper hace maravillas con lo que nos comemos (y lo que le damos a nuestros hijos). Si queremos comer menos azúcar, compremos menos. Suena bastante sencillo, pero el día a día de las familias en la actualidad es tan ocupado que rara vez nos tomamos el tiempo para detenernos y reevaluar las pequeñas cosas que tienen grandes efectos en nuestras vidas.

Empieza simple, compra unos lindos frascos para tener semillas, nueces y frutas secas a la vista en la cocina, son visualmente atractivos y fáciles de agarrar. La fruta fresca también es un buen lugar para empezar, pero diversifica, nos quedamos en manzanas, bananos y naranjas pero hay un mundo entero de fruta interesante y divertido de explorar. Las mantequillas de semillas, como almendra o marañón están llenas de sabor y combinan muy bien con manzanas, bananos, galletas de avena.. 

Como padres y madres queremos hijos saludables y felices. Queremos que tengan las mejores oportunidades en la vida y ayudándoles a tener buenos hábitos alimenticios les estamos dado un gran regalo para su futuro. Para niños en crecimiento, la comida que comen a diario impacta su estado de ánimo, sus niveles de energía y mucho de su salud. Mientras más temprano tomen el hábito de comer bien, mejor para ellos y consecuentemente, para nosotros.

Lee la segunda parte con más tips para hacer estos cambios en tu vida.