Así nació el taller Criando Comedores Conscientes /

2019.05.21

Por Clarita Briz

Hace muchos años, para una tesis de maestría universitaria, tuve la oportunidad y dicha de entrevistar a madres en el tema de la alimentación y el peso de sus hijas. Más que un trabajo científico, la tesis resultó ser una experiencia de corazón; de sentarme frente a frente con mujeres valientes que además de colaborar con mi estudio, se abrieron a compartir conmigo sobre toda la experiencia y emociones involucradas en alimentar a sus hijas en nuestra sociedad.

Para algunas, resultó un área gris en sus vidas, un espacio fuera de su zona de confort, pero dentro de ellas mismas. Un área teñida de expectativas, de comparaciones con modelos sociales, de ganas de quitar y de dar, de deseos por cuestiones fuera de su control y, al mismo tiempo, desbordada de amor. Esta cuestión difusa y de color indefinido, abarcaba además gran parte de ese espacio íntimo y único de la relación madre-hija. Me levanté de cada entrevista agradecida por la sinceridad y humanidad de cada encuentro y añorando tener una varita mágica para perpetuar la felicidad y borrar ese sufrimiento metido dentro de una relación de amor. Me levanté cada vez con ganas de abrazar.

Creo que, sin darme cuenta, fue allí donde se sembró la semilla de esta propuesta. Desde ese tiempo he pensado que en las relaciones madre-hija o padres-hijos en general, hay mucho que se puede disfrutar, crear y criar. Ese espacio de amor y celebración tiene también una parte de conflicto, cuando podría ser ocupado por muchas enseñanzas y abrazos que tanto necesita la humanidad. No vale la pena desperdiciarlo en ni siquiera en pensamientos sobre el tema del peso, la comida y las expectativas sociales.

Desde ese entonces, han pasado muchos años, innumerables experiencias de trabajo en nutrición clínica con seres humanos sufriendo física y emocionalmente por la comida… además de aprendizajes derivados de una búsqueda incesante por encontrar respuestas y herramientas… hasta llegar a Mindfulness y, Mindful Eating. Mindful Eating cambió completamente mi relación con la comida a una experiencia más humana que científica dentro de mi mundo de la nutrición, que me ha permitido comer, disfrutar y al mismo tiempo cuidar de mi misma, libre de obsesiones, cuentas de calorías, expectativas y sufrimiento innecesario.

Es a raíz de esta historia que nace y crece Criando Comedores Conscientes como una propuesta para enseñar y entrenar a los niños con habilidades de Mindful Eating; busca criar generaciones con otra perspectiva y tener ese espacio libre dentro de la crianza, sin discusiones sobre la comida y el peso, para ocuparlo en la enseñanza de valores, de la vida, y para disfrutar dentro de la relación padres-hijos.

Tiempo para jugar, platicar, conocerse, explorar y comer. En términos tecnológicos es como un cambio de chip. Criar seres humanos sin clavos con la comida… ¿Por qué no?

Clarita es nutricionista, con una maestría en Consejería Clínica y Salud Mental, Coach, entrenada en Mindfulness y Mindful Eating. Su próximo curso comienza el 4 de junio, es todos los martes del mes y si te interesa más información sigue este link.