Anemia durante el embarazo /

2015.07.16

analuciaarrivillaga-nutricionista

Ana Lucía Arrivillaga
info@nutrireclinic.com

 

¿Quién no se ha sentido cansada durante su embarazo? No es ningún secreto que durante el embarazo uno de los principales síntomas es el cansancio. Y es que no hay nada más rico que ese sueño que da durante el embarazo que nos hace caer rendidas a las 8 de la noche (siempre que se puede).

Sin embargo, debemos estar atentas pues en algunos casos, un cansancio excesivo podría significar algo más. La anemia durante el embarazo podría hacer que te sientas aún más débil y cansada, por lo que es importante mencionar estos síntomas a tu doctor.

¿Por qué es tan común la anemia durante el embarazo?

Nuestro cuerpo utiliza el hierro que ingerimos para producir hemoglobina, la encargada de llevar el oxígeno a todos nuestros órganos y tejidos. Durante el embarazo, el cuerpo se ve sometido a muchísimos cambios. Uno de ellos es el incremento del volumen sanguíneo, lo cual incrementa también nuestra necesidad de hierro. Si no tenemos reservas suficientes de hierro, o no ingerimos suficiente hierro a través de la dieta, estamos en riesgo de desarrollar anemia.

Si has sido diagnosticada con anemia durante tu embarazo, no te alarmes, pues esta es una condición común en embarazadas. Lo importante es detectarlo y determinar, con ayuda de tu médico, cual deberá ser el tratamiento.

Factores de riesgo para desarrollar anemia por deficiencia de hierro durante el embarazo:

  • Embarazos muy seguidos
  • Embarazos gemelares o múltiples
  • Náuseas o vómitos excesivos durante su embarazo
  • Una dieta pobre en hierro.
  • Aquellas madres que durante su vida han padecido de flujo menstrual abundante.

Debemos entonces estar atentas a los siguientes síntomas, y siempre mencionarlos a nuestro obstetra:

  • Debilidad y cansancio excesivo
  • Piel y uñas pálidas
  • Palpitaciones
  • Quedarse fácilmente sin aire o sin aliento
  • Mareos
  • Padecer de antojos raros (pica)

Muchos de estos síntomas son totalmente normales e inofensivos durante el embarazo, pero ante cualquier duda es mejor consultar con un médico y salir de la duda con un simple examen de sangre.

La alimentación es fundamental, antes, durante y después del embarazo. Una adecuada alimentación puede ayudar a prevenir este tipo de complicaciones. Incluye en tu dieta alimentos ricos en proteína como carnes magras, pollo y pescado. También frijoles y vegetales verde oscuros como la acelga, berro y hierbas. Además, combina estos con algún alimento rico en vitamina C, para aprovechar mejor la absorción de hierro, por ejemplo: Frijoles cocidos acompañados de un jugo natural de naranja, una torta de acelga con huevo acompañada de una salsita natural de tomate o una ensalada de espinaca bien lavada con unas gotitas de limón.

Por otro lado, la mayoría de suplementos prenatales generalmente contiene hierro, aunque en algunos casos, el médico deberá recetar un suplemento extra de hierro. Así que recuerda, si padeces alguno de los síntomas que he mencionado, comunícalo a tu médico y busca asesoría con un experto en nutrición, alguien que pueda ayudarte a llevar una alimentación más balanceada durante tu embarazo y postparto.