Andrea Barrios, una mamá en construcción /

2017.06.21

El sueño del recién nacido

Con mi primer bebe  fue bastante difícil al principio porque la mentalidad aquí en Canadá es de no dormir con los bebés en la misma cama.

La mezcla de inseguridad e inexperiencia no me ayudaron mucho, hasta que dejé de escuchar los famosos consejos de los supuestos mejores libros y súper pediatras, decidí confiar en mi instinto y en la necesidad de hacer de esta nueva relación mama-bebé algo menos sacrificado.

Empecé a dormir con mi bebé en la misma cama los primeros meses y después en la cuna. Fui una canguro hasta los 5 meses y utilicé el sistema de porteo.

 

La disciplina

Tenemos la regla del 1, 2 y 3… Tres llamadas de atención es el equivalente a perder los 30 minutos de televisión. Nos está funcionando de una manera SORPRENDENTE el tono de voz cuando “regañamos” y repetir la misma cantaleta… Funcionó mucho con el refuerzo positivo sin caer en el que DEBO un regalo por buen comportamiento. En ciertas ocasiones dejo el papel de mamá por un lado, respiro profundo y les explico que ya no doy más, que somos un equipo… y mi plan C, en esos días donde siento que los voy a regalar.. es ahí donde mi marido entra en acción… trato de desconectarme y de dejar que sea él quien lidea con el rollo del berrinche.

 

Tiempo para mí

Me desconecto del “tengo que hacer”. Después de una severa depresión post-parto… sigo en proceso de aprender y sobretodo aceptar que no todo debe y tiene que estar hecho. Tengo la suerte de tener un marido que se implica en su rol de padre y eso hace que sea menos pesado y mucho más fácil de pensar en mí. El lema de los alcohólicos anónimos me sienta bien “un día a la vez”

 

El consejo que más te ha servido

Nadie te va a dar una medalla por que tu casa este limpia y todo este hecho, pero si vas a tener un corazón lleno de gratos momentos si tomas el tiempo con tus hijos.