Alergia al huevo, preguntas frecuentes… /

2016.03.24

Rossina Duarte
rossinaduarte@yahoo.com

 

La alergia al huevo es una de las alergias alimentarias más comunes en la actualidad, en algunas poblaciones incluso más frecuente que la alergia a la proteína de leche de vaca. Suele presentarse durante los primeros dos años de vida y en la mayoría de pacientes se supera antes de los 6 años, sin embargo hay un grupo que la padece de por vida. Las manifestaciones clínicas pueden variar según el mecanismo inmunológico subyacente y van desde dermatitis atópica hasta episodios de anafilaxia.

En esta oportunidad quiero compartir algunas de las preguntas más frecuentes que tienen las mamás sobre esta alergia.

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA ALERGIA AL HUEVO?
El huevo, principalmente la clara es un alimento con un contenido proteico elevado y como hemos comentado en artículos previos, la alergia se produce siempre a las proteínas de un alimento, con lo cual los que tienen alto contenido en proteínas suelen ser los más alergénicos. Las proteínas del huevo pueden atravesar la placenta de la madre y llegar al feto desde el embarazo por lo que un bebé con predisposición genética a desarrollar alergias puede empezar a producir anticuerpos contra el huevo desde que está en el útero. Posteriormente al nacer y recibir lactancia también se pueden transmitir proteínas del huevo por la leche materna y al momento de introducir el huevo a la dieta del niño/a presentar una reacción alérgica.

¿CÓMO IDENTIFICO LA ALERGIA AL HUEVO?
Los síntomas que se pueden presentar en los bebés más pequeños suelen ser de eczemas o dermatitis atópica, aún sin haber probado el huevo, cuando son alimentados por lactancia materna y la madre ha ingerido huevo, podemos ver lesiones en la piel como ronchas, áreas de piel muy seca con picor, sobre todo el cara y pliegues. En los/as niños/as más grandecitos es más fácil identificar una reacción porque ésta suele producirse inmediatamente o durante la primera hora posterior a la ingesta ya sea del huevo en sí o de algún alimento que lo contenga (pasteles, helados, panqueques, galletas, alimentos empanizados con huevo, etc), puede provocar ronchas, angioedema o hinchazón en manos, pies o cara, picor, vómitos, diarrea, dolor abdominal, tos o sensación de dificultad para tragar o para respirar, entre otros síntomas.

¿QUÉ DEBO HACER SI MI HIJO/A PRESENTA UNA REACCIÓN AL HUEVO?
En primer lugar y aunque suene lógico RETIRAR por completo el huevo de la dieta y todo lo que lo contenga, muchas veces vemos mamás que sufren con este problema y nos dicen que a pesar de no darle huevo a su niño/a aún continúa presentando síntomas y cuando revisamos en detalle la dieta vemos que hay muchísimos alimentos que contienen el huevo como conservante y no lo sabemos, incluso viene etiquetado con nombres diferentes y sin querer les estamos administrando el huevo en su dieta.

Posteriormente administrar un antihistamínico o antialérgico y en casos de anafilaxia adrenalina intramuscular. El tratamiento de una reacción alérgica siempre debería estar indicado por el médico por lo que lo más importante sería acudir al especialista ante la sospecha de padecer la alergia para confirmar el diagnóstico y de ser así, juntos hacer el plan de acción o de emergencia más adecuado para el/la niño/a en caso de que suceda algún accidente. Recodemos que en casa se puede ser muy cuidadoso pero en los colegios, guarderías, piñatas, eventos o incluso en la casa de aquel familiar o amigo incrédulo de las alergias, pueden ocurrir ingestas accidentales del alimento que pueden llegar a ser fatales.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?
Lo más importante es la historia clínica, ante la sospecha de alergia al huevo podemos realizar el prick test o pruebas cutáneas para comprobar la alergia, en otros casos pruebas en sangre, y en casos muy especiales en los cuales las pruebas nos dan negativas pero la historia es muy sugestiva, se puede realizar una prueba de eliminación del alimento y observar la respuesta.

¿SE CURA?
Afortunadamente la mayoría de pacientes resuelve esta alergia antes de los 6 años, sin embargo como en todas las alergias alimentarias hay casos graves donde la alergia es persistente incluso hacia la edad adulta, para estos casos hay algunos tratamientos especializados como la inducción de tolerancia oral en la cual se van administrando pequeñas cantidades del alimento para ir alcanzando una tolerancia que permita evitar reacciones graves si accidentalmente se ingiere huevo.

Es muy importante que ante la sospecha de cualquier tipo de alergia nuestros niños/as sean evaluados por el especialista y se confirme el diagnóstico antes de realizar cualquier dieta de eliminación y se le dé seguimiento al paciente para poder indicar el momento de reintroducción del alimento de ser posible.