Alergia a las picaduras de insectos /

2016.11.07
Flickr: andrewhagen

Flickr: andrewhagen

Por Dra. Rossina Duarte

Últimamente he notado un incremento en la frecuencia de las reacciones por picaduras de insectos, no sólo nos preocupan mucho las enfermedades que nos pueden transmitir algunos de estos bichos como el Dengue, Zika, Chikungunya etc. sino en algunos casos nuestros peques también pueden hacer reacciones alérgicas importantes a las picaduras y provocar un cuadro clínico muy molesto. Así que les voy a explicar un poquito en qué consiste la alergia a las picaduras de insectos y cómo identificarla.

El nombre de esta enfermedad es “Prurigo por insectos” o “Urticaria papulosa” y consiste en una reacción exagerada a las proteínas que contiene la saliva de estos insectos. Puede ser mosquito, zancudo, pulga, araña, etc. prácticamente cualquier insecto.

Típicamente se presenta así: El insecto pica y en las siguientes horas aparecen cerca del área de la picadura (generalmente en las extremidades inferiores y superiores, en la región lumbar o parte baja de la espalda y a veces también en la cara), lesiones como bombitas de agua o ampollitas que pican mucho, por rascado se suelen reventar y dejan una costra que al caerse deja marca oscura o hiperpigmentada.

Sí quieren aprender más sobre esta reacción, vean este video:

La edad de presentación puede ser desde los primeros meses de vida y resuelve aproximadamente a los 8-9 años.

Siendo una alergia está claro que cada vez que el niño se expone a las picaduras se va a presentar la reacción. No significa que lo hayan picado 10 o 20 veces como pareciera por la cantidad de ronchas, sino con una o dos picaduras que haya recibido su organismo reacciona exageradamente y libera sustancias que provocan la aparición de varias lesiones.

Además del prurigo existen algunas variaciones de las reacciones a picaduras como el Síndrome de Skeeter que se presenta con hinchazón importante del área alrededor de la picadura provocando angioedema en el área que puede alarmar y confundirse con otras patologías como infección de tejidos blandos o incluso trauma o golpes por observarse una inflamación importante (Es el clásico niño/a que después de una picadura amanece con un ojito completamente cerrado de tan hinchado o una oreja gigante o cualquier parte del cuerpo donde recibió la picadura excesivamente hinchada pero sin tener un montón de ronchitas regadas por el resto del cuerpo)

¿QUÉ DEBO HACER?

Es muy importante la PREVENCIÓN. Tratar de evitar al máximo la picadura de algún insecto. Esto lo podemos hacer colocándoles repelente para insectos (el más adecuado según la edad e indicado por el médico), colocando pabellón o mosquitero en sus cunas/camas, colocar ropa manga larga o que cubra la mayor parte de superficie corporal posible al estar en áreas al aire libre, evitar la aplicación de perfumes, jabones o cremas con mucho olor que atraigan al insecto, fumigando nuestros hogares, evitando el contacto con mascotas que puedan tener pulgas y evitando la acumulación de agua en pilas, recipientes, etc.

Además de la prevención, siempre consultar con el médico, ya que muchas veces a pesar de que tomemos todas las medidas, no podemos mantener a los niños/as en una burbuja y es inevitable que alguna vez sean víctimas de algún insecto y los piquen, por esto es importante que el médico les indique el plan de tratamiento a seguir inmediatamente después de la picadura para evitar que la reacción se agrave.

Generalmente se le indicará algún antihistamínico tomado y tópico y en casos especiales cremas o pomadas especiales para evitar la inflamación. Es muy importante además confirmar el diagnóstico y para esto pueden ser necesarias algunas pruebas o la evaluación por el especialista. Para casos muy extremos existe el tratamiento con inmunoterapia o vacunas de alergia que pueden acelerar el proceso de tolerancia y mejorar el cuadro.

· Rossina Duarte / Pediatra alergóloga inmunóloga