Abuso financiero. Identifícalo /

2017.11.16

Este año me separé por problemas financieros. Para que no se sientan mal, el haberme separado fue lo mejor que me pudo pasar, pues mi pareja era un abusador financiero y pude detectarlo antes de seguir en una relación y quedar traumatizada, o pasar a otro tipo de abuso.

Fuimos a terapia de pareja, quería mejorar la situación, traté de hablar con él seriamente y hacer cambios en nuestra forma de vida, pero fue imposible. Alguien preguntó: ¿“y no sentís que fracasaste en el matrimonio”? La libertad y la paz que siento hoy es imposible de describir. Aunque la relación no funcionó, nunca me imaginé que separarse pudiera sentirse tan bien. Volví a nacer. Puedo resumir en que me voy a dormir tranquila y despierto tranquila sin un abusador a mi lado. El matrimonio se tiende a idealizar y creo que muchas mujeres pensamos que solamente estaremos bien si tenemos a un hombre a nuestro lado. ¿Pero de qué clase de hombre estamos hablando?

Porque fui a terapia, porque pase por eso y porque salí de esa situación, puedo decir que puedo identificar muy bien a hombres que son abusadores. Puedo ver que muchas mujeres pretenden estar en un matrimonio perfecto por tratar de esconder la situación en la que viven. Por seguir privilegiadamente casadas, pero no precisamente felices con el hombre que aman.

No voy a entrar en el detalle de los problemas financieros que tuvimos. Solamente pretendo describir las cosas que financieramente no son normales en una pareja y cómo me di cuenta. Un día viendo el Facebook me apareció una imagen que decía: “CONTROL NO ES AMOR”. Me llamó mucho la atención y quise averiguar un poco más al respecto y fue cuando reuní varios puntos de varios artículos que me parecieron interesantes. Habían similitudes con mi vida, aunque yo personalmente no pase por todos, me hicieron “despertar”.  Puede que este sea tu caso, y por eso comparto.

Si tu pareja te manipula con el dinero o cae en abuso financiero puede que lo confundas con amor. Uno de recién casada piensa: así es el matrimonio. Señoras, así NO es el matrimonio. El matrimonio son decisiones conjuntas y respeto mutuo, es apoyo y objetivos comunes. Claro que hay desacuerdos, pero es importante aprender a reconocer las actitudes consistentes que pueden poner en riesgo tu bienestar emocional, y en algunos hasta el bienestar físico.

Si encuentras similitudes en los siguientes puntos, esto podrían indicar que tu relación está en problemas y estás frente a una pareja con señas de abuso financiero.

1. Constantes reclamos al sobrepasarte el presupuesto: Si tu pareja reacciona exageradamente por sobrepasar el presupuesto.  En mi caso,  el no sabia cuanto era el gasto del supermercado ya que lo pagaba yo al 100%. Pero si alguna vez se lo mencione, según el había sobrepasado y solamente había una reacción exagerada. ¿Fué acaso la invitación de su mamá y hermanas donde servimos jamones y vino? ¿O invitó a sus amigos a ver el partido y les compraste cerveza y boquitas? Las razones pueden ser muchas pero un abusador financiero no escucha razones, solamente reaccionará, especialmente si las invitadas fueron tus amigas.

2. No puede sentarse a “hacer números”: a un abusador financiero se le dificulta mucho hablar sobre dinero y se pone a la defensiva inmediatamente. Le molestaba hacer un presupuesto y tratar de dividir gastos 50/50 o de acuerdo al ingreso de cada quien. Generalmente los números no hacen sentido, todo lo que tu hiciste está mal. En lo personal, recibía abuso cuando se desprestigiaban mis esfuerzos, cuando in-visibilizaba mi capacidad, porque “así no se hace un presupuesto”. Atacar la capacidad mental y habilidad de la otra persona es abuso.

3. Las Deudas son un misterio:   Tu sabes que existen deudas, pero tu pareja no es clara en cuanto al monto de la deuda, ni cuándo terminará de pagarla. Evade la respuesta cuando le sugieres si pueden sentarse a hablar sobre hacer un plan de pagos. Al mismo tiempo los gastos no hacen sentido: le cambia todo el equipo a la moto, compra una computadora o TV, se va a hacer la carrera al extranjero, cambia el carro, hace compras fuera de lugar.

4. Controla las tarjetas de crédito: Claro que debemos tener un control sano sobre el crédito. Especialmente si tu esposo trabaja en finanzas de una multinacional. Pero si controla cada centavo y te reclama por comprar una cosa nueva y esa compra se vuelve un problema.  Entiende que es una situación de control, más que de dinero. ¿Acaso le reclamas cuánto le costó su Iphone nuevo cuando el viejito todavía funcionaba a la perfección? Existen desacuerdos en todas las parejas. Pero el problema es cuando se vuelve algo sistemático de mes a mes donde te da miedo usar la tarjeta y para que él no sospeche usas efectivo.

5. Si tu también trabajas y te das tus gustos y el no aprueba: Que tal si trabajas y de tu salario pagas gastos como el colegio, el supermercado y tu gasolina. Un día decides comprar la lámpara que tanto deseabas y esto desata una pelea, trompas y total desaprobación de él. Perdón, ¿la compraste con su dinero o con el tuyo? ¿Porqué se enoja tanto? A los abusadores financieros les molesta que tu tengas independencia, que tu seas feliz y que tomes decisiones individuales.

6. Te hace sentir de menos por tu salario: Este tipo de critica suele suceder, especialmente en hogares donde alguien en la pareja gana mucho más que el otro. El abusador financiero critica y minimiza todos tus esfuerzos. No es una pareja que apoya, si no que compite y ataca.

7. Trata de reducir tu poder adquisitivo: Hombres muy tradicionales tratan de mantener el salario de la esposa bajo para ellos tener poder sobre ellas. Desincentivan todo intento por ganar más, emprender un nuevo negocio, independizarse o empezar nuevos estudios. La humillan si su emprendimiento aún no está generando utilidades a tan solo 1 año de haber empezado, o se ponen celosos si a ti te está yendo bien. “Muy a menudo, es el comportamiento de un hombre cuya autoestima está envuelta en su patrimonio”.

8. Demanda que le entregues el salario entero: Este comportamiento se ha visto tanto en hombres como en mujeres y simplemente no es apropiado, y es terrible. Las mujeres también pueden ser abusadoras financieras, y por eso es tan importante poder tener acuerdos financieros antes de siquiera casarse. El tema de dinero tiende a ser un tema tabú en las parejas, pero si más personas hablaran sobre los ingresos de cada quién y la forma en que se distribuirán mensualmente, habrá armonía y no dudas ni ansiedad, ni control sobre los ingresos.

9. Decide a detalle tu presupuesto mensual: “No puedo darte dinero si antes no haz terminado tu presupuesto al que yo debo de aprobar”. En muchas ocasiones al abusador financiero le gusta que le “pidan dinero” por que es una situación que le da poder, esto fácilmente puede salirse de control y crear problemas, pagar las cuentas y solventar deudas debería ser decisión de ambos. Es necesario repartirse las responsabilidades de pagos y gastos para que no solamente uno en la pareja tenga el acceso completo a las finanzas.

10. Controla las decisiones grandes: Parte del presupuesto se va para cumplir su sueño, pero olvídate el tuyo! Los sueños hay que compartirlos, un porcentaje del ahorro puede irse a ambos sueños personales o a sueños en conjunto. Es necesario compartir en pareja y saber cuáles de esos sueños podrán cumplirse en determinado tiempo. Esto ayuda a trazarse metas.

11. Toma decisiones por ti: Decide cosas como a qué gimnasio vas a ir y en dónde vas a trabajar. Además de esto, rige tus horarios y quiere que siempre estés con él para escucharlo, admirarlo y para mantenerte vigilada. Algunas cosas ni te las pregunta y no entiendes porqué no te incluye.

12. Te hace trabajar horas extras porque presupuesto no alcanza para sus gustos: Te hace trabajar horas extras para que traigas el dinero a casa. El objetivo de él es tener dos carros de último modelo y comprarse una casa más grande en un barrio de moda. ¿Ese sueño es viable? ¿Es un sueño que compartimos los dos? ¿Qué pasa si me importa un carajo tener un carro viejito? ¿Vale la pena las horas extras o el tiempo con mis hijos?

Si estás pasando por problemas similares, estos son algunos consejos:

  • Preguntante: ¿Qué tan mal estamos? ¿Estoy tratando de negar que tengo problemas y no los veo? ¿Estoy cayendo en un matrimonio con abuso? ¿Mi autoestima esta por los suelos? ¿Estoy en peligro? ¿Podemos ir a terapia de pareja y hablar de dinero y descubrir la raíz de nuestra autodestrucción?
  • Hablar sobre finanzas solamente 1 vez a la semana. Después que los niños hayan ido a dormir, escoge 1 día ya planificado para hablar de dinero y el presupuesto. Los demás días de la semana no se habla del tema.
  • Detecta si este control financiero está afectando tus relaciones con tu familia, amistades, socios o compañeras de trabajo. ¿Te estas creyendo el cuento que control es amor?
  • ¿Realmente tienes que hacer esa fiesta a la hora de la cena diciendo que cerraste el negocio del año? Si tu salario es un problema, mantente discreta en tus logros y en tus caídas.
  • Ten una conversación honesta. Talvez tu pareja simplemente está molesto con la vida. Si este es el caso pregúntate qué pudo haber desatado su comportamiento. Quizá lo único que necesita es algo de comprensión.
  • Mantén una mente abierta: debes de ser receptiva a la hora de escuchar y no buscar municiones para después. No todo es en contra nuestro y no siempre debes de responder en modo de defensa.
  • Encuentra algún consejero financiero. Es una buena forma de tener una opinión objetiva. Puede que te digan: usted no puede mantener una renta de este tamaño, o pueden fijar prioridades: ¿Qué es más importante para ustedes? ¿Tener una empleada de tiempo completo o darle una educación de calidad a sus hijos?
  • Cambien roles. Muchas veces hay uno que ahorra y otro que tiende a gastar más. El comportamiento sobre el dinero es diferente. Una forma de resolver el problema es poner a una persona a cargo del presupuesto mensual y gastar, mientras que la otra encabeza ahorros a largo plazo. Luego cambia periódicamente.
  • Busca terapia de pareja: El bullying financiero es real y esta para quedarse. Hazte la pregunta ¿Quiero vivir así dentro de 10 años? O es mejor resolverlo al detectarlo en vez de dejar que se vuelva rutina y afectar tu matrimonio.
  • Si ya sabes que estás con un abusador financiero no te molestes en tratar de demostrar que tu matrimonio es perfecto. Las mañas de tu esposo se ven a leguas y con terapia se puede detectar y diferenciar entre comportamiento adecuado e inadecuado. Lo único que estás transmitiendo es que te esfuerzas demasiado por aparentar lo contrario. Engañar a los demás no importa cuando tu misma pones en peligro tu salud mental y emocional.

Si tu estas en una relación de abuso financiero, no hagas lo mismo que él con las demás personas, especialmente a las que quieres. Entiende, control no es amor. Y finalmente, el bullying financiero se queda para lastimar las relaciones, no sólo de pareja sino abarca otros niveles. Al final puede que logre su objetivo, pero a un costo muy alto. Si estas en peligro, habla con alguien y pide ayuda.

Por una vida libre de violencia y abuso, llama al 1572 del Ministerio Público. Reporta tu emergencia si tu o alguien en tu familia recibe abuso psicológico o físico.